Tips para viajar a Praga

Praga era una de esas pequeñas escapadas que tenía pendiente. Estuvimos a punto de visitarla hace unos años. Teníamos una semana de vacaciones e hicimos la combinación de Viena - Budapest (todavía tengo que subir estos dos viajes al blog que están pendientes). Había leído que mucha gente combinaba los 3 en uno mismo. Yo lo valoré en un principio, pero al tener solo una semana y el tiempo que perdías de trayecto entre ciudades, no lo veía factible. Las tres capitales se ven muy rápido y en pocos días, pero prefería disfrutar bien de ellas. Como Praga era la que quedaba más lejana, la descartamos en ese momento para visitarla en un futuro, el cual llegó 4 años después.

En este primer post os voy a dar unos pequeños tips antes de viajar a la capital de la República Checa. Son muy simples y muchos seguro que ya los sabéis. A mi al menos me ayudaron antes de decidirme y yo creo son importantes a tener en cuenta.

En los siguientes post, os mostraré los itinerarios y las visitas que hicimos por días. Praga es una ciudad súper bonita y cómoda para viajar, así que no dudéis en conocerla. ¡Comenzamos!

¿CUÁNTOS DÍAS SE NECESITAN?

Diary 2116244 1920

Cómo os decía antes, Praga es una ciudad muy cómoda para hacer turismo. No es nada grande y se ve perfectamente en dos días completos. Por eso es la escapada perfecta para un puente o un fin de semana, o incluso combinarlo con los países vecinos si tenéis más días por delante (Austria y Hungría).

Nosotros estuvimos dos días y medio. La mitad del primer día que llegamos, la aprovechamos para tener un primer contacto con la ciudad, ver tiendas, pasear de forma relajada por la Ciudad Vieja, visitar los Mercadillos de Navidad, en definitiva, disfrutar de unas primeras horas de la ciudad sin rumbo fijo.

Los siguientes dos días los teníamos completos y había preparado un itinerario por día para ver lo máximo posible. Si no tenéis tiempo para organizar este viaje existen unos Free Tours, están todos repartidos por la Plaza de la Ciudad Vieja. Podéis preguntar a cualquiera y seguro que más de uno se os acercará para daros información. Tenéis de todos los idiomas y son muy recomendables para que os enseñen de forma rápida y os expliquen los diferentes puntos turísticos de la ciudad. Nosotros nunca cogemos este tipo de tours, ya que yo me preparo los itinerarios con toda la información, además nos gusta sacar fotos y vídeos a nuestro ritmo, descubrir rincones o lugares para descansar, con lo que recorrer la ciudad en grupo es algo que no me llama al menos que no quede otro remedio.

Por nuestra experiencia, creo que pasar dos días enteros en Praga son más que suficientes para ver sus principales atracciones turísticas. Y eso que nosotros viajamos en diciembre, lo que hace los días mucho más cortos (a las 17:30h ya era completamente de noche). Pero madrugando y aprovechando bien las horas de luz nos dha dado tiempo a todo.

Si váis más de dos días también podéis hacer alguna excursión por los alrededores, o si tenéis más de una semana os recomiendo completamente hacer la combinación de Praga - Viena - Budapest. Son 3 países que os haréis en un solo viaje, están súper bien conectados y son totalmente diferentes los unos con los otros. Súper recomendable.

MEJOR ÉPOCA PARA VIAJAR

Vlad kiselov VTlL6eHa1QQ unsplash

Nosotros viajamos en pleno mes de diciembre. El invierno en Praga es muy duro como en la mayoría de los países del norte. Pero tengo que confesar que siento debilidad por viajar a estos en pleno mes de Navidad. La ciudad tiene un encanto especial, se llena de Christmas Market, de luces, de ambiente, de dulces navideños... para mi, compensa completamente el frío y el mal tiempo.

A nosotros nos tocó unos días espléndidos. Completamente despejados pero el frío llegaba a los -3 grados por la noche. Así que si os gusta disfrutar de las navidades como a nosotros, lo que tenéis que hacer es abrigaros muy muy bien y diciembre será vuestro mes ideal para visitarla.

La primavera, muy fría al principio pero preciosa sobre todo en abril y mayo cuando los árboles florecen en toda la ciudad.

El verano, es más cálido pero también muy húmedo ya que es la época con más precipitaciones.

El otoño, dicen que es una época ideal para visitarla, con días soleados y frescos.

Os aconsejo que primero decidáis el tipo de viaje queréis hacer para así escoger la época que mejor se adapte a vuestras necesidades.

DOCUMENTACIÓN PARA VIAJAR

Blake guidry jXxdtXFEjcc unsplash

La República Checa entró en la UE en el año 2004. Esto quiere decir que los nacionales de todos los países de la UE pueden acceder al país sin obtener ningún visado.

Los españoles podemos entrar en la República Checa con pasaporte o el DNI indistintamente. No se requiere de ningún visado. Nosotros por si acaso llevamos siempre los dos y también es recomendable tener una foto de vuestros documentos en el correo por lo que pudiera ocurrir.

Además, al tratarse de un país de la UE, también llevamos a mayores la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE). Este es un documento personal e intransferible que acredita el derecho a recibir las prestaciones sanitarias que resulten necesarias, durante una estancia temporal en el territorio del Espacio Económico Europeo o Suiza, teniendo en cuenta la naturaleza de las prestaciones y la duración de la estancia prevista, de acuerdo con la legislación del país de estancia, independientemente de que el objeto de la estancia sea el turismo, una actividad profesional o los estudios.

Podéis pedirla antes de vuestro viaje, y os la enviarán a casa totalmente gratis. Tardan unos 5 días, así que solicitarla con tiempo. Os dejo aquí el enlace.

CAMBIO DE MONEDA

Michael longmire lhltMGdohc8 unsplash

La moneda oficial de Praga es la Corona Checa (CZK). Podéis ver a como está el cambio actual en cualquier conversor en internet. Cuando nosotros viajamos, 1€ equivalía a unas 26CZK. En estos momentos creo que está un poco más alto. Esto varía de un día para otro, por eso es importante que lo comprobéis el mismo día.

Lo que hago yo en los viajes a países con diferente moneda, para no estar haciendo cálculos todo el rato cada vez que quiero comprar algo y las cuentas me sean fáciles y rápidas mentalmente, es redondearlo. Es decir, si en el momento que viajamos 1€ eran 26 con algo coronas, lo redondeo a 25CZK, y me hago un esquema:

  • 25 CZK= 1€
  • 100 CZK = 4€
  • 200 CZK = 8€
  • 250 CZK = 10€
  • 300 CZK =12€
  • 500 CZK = 20€
  • 1000 CZK = 40€

Siempre lo hago en este tipo de viajes y me resulta facilísimo.

Tengo que decir que desde que nos hicimos las tarjetas Revolut y Bnext para ir a NY nos resulta súper cómodo viajar con ellas. Hacen el cambio súper exacto y como hoy en día se puede pagar en todos los sitios con ellas es súper cómodo para no ir con mucho dinero encima.

De todas formas a mi siempre me gusta llevar un poco de efectivo. Como eran pocos días, llevamos unos euros para cambiar directamente en la ciudad. La primera casa de cambio que te encuentras es la del aeropuerto, pero nunca cambiéis dinero allí, es un robo total. Nosotros nos vimos obligados a cambiarlo para tener efectivo para pagar el autobús que nos llevaría al centro de la ciudad, del cual os hablo en el siguiente punto. En este caso teníamos que pagar al conductor directamente y en efectivo, o al menos no vimos otra opción, así que lo que hicimos fue cambiar tan solo 10€ que nos llegaban y nos sobraban. No cambiéis más de lo necesario.

Una vez en la ciudad existen muchísimas casas de cambio, y si nos alejamos más del centro comprobaréis que la diferencia que os hacen es mínima. Tenía anotada esta, llamada eXchange , ya que había leído que tenía muy buen cambio y no cobran comisiones. Sin embargo de camino de nuestro hotel había muchas por la Plaza Wenceslao con exactamente lo mismo.

Cambiamos un poco más de dinero, sobre todo para pagar en los puestos de los mercadillos, ya que en estos viajes solemos comer mucho en ellos, ¡nos encanta!. Pero cual fue nuestra sorpresa que se habían modernizado, y en la mayoría por no decir en todos, se podía pagar con tarjeta. Así que ir cambiando de poquito a poco y dejar lo justo para volver al aeropuerto.

¿CÓMO BAJAR DEL AEROPUERTO AL CENTRO DE PRAGA?

Ant rozetsky lr9vo8mNvrc unsplash

El aeropuerto de Praga se encuentra a tan solo 10km del centro de la ciudad y como en la mayoría de las capitales existen numerosas opciones para trasladarse.

Nosotros siempre estudiamos antes de un viaje el traslado del aeropuerto que nos salga más económico, rápido y que nos deje lo más cerca posible o bien comunicado con nuestro alojamiento. En este caso la mejor opción era el Autobús Airport Express. Sale desde las dos terminales del aeropuerto hacia la Estación Central de Tren, Hlavni Nadrazi, sin paradas intermedias. El viaje dura unos 30 minutos, dependiendo del tráfico. Pasa muy frecuentemente todos los días, de 5:30h a 21h. El precio del billete es de 60CZK (2,20€ aproximadamente), el cual pagaremos directamente al conductor y en efectivo (no encontramos otra opción), de ahí que tuviéramos que cambiar 10€ en la casa de cambio del aeropuerto. No cambiéis más dinero allí de lo necesario.

Para nosotros esta opción era perfecta, ya que la Estación Central de Tren se encontraba a tan solo 15 minutos andando de nuestro Hotel. También tenéis la opción de coger un bus urbano, por la mitad de precio pero el cual tarda mucho más, ya que va haciendo sus respectivas paradas. Y por supuesto los taxis o transportes privados.

Más información sobre los distintos medios de transporte para trasladarse del aeropuerto a Praga aquí .

¿DÓNDE ALOJARSE?

Rhema kallianpur uocSnWMhnAs unsplash

Como siempre digo, el alojamiento depende mucho de las necesidades de cada uno. Nosotros no queremos grandes hoteles de lujo y nos da igual que las habitaciones sean pequeñas, porque el tiempo que vamos a pasar en el mismo es únicamente para dormir y ducharnos. Lo que buscamos es que sea limpio y acogedor, y que esté lo mejor comunicado posible con el centro. Dentro de esas opciones buscamos la mejor y más económica.

Praga está compuesta por 4 barrios principales:

  • Staré Mesto (Ciudad Vieja)
  • Nové Mesto (Ciudad Nueva)
  • Malá Strana
  • Hradcany

El centro de la capital por excelencia es Staré Mesto o la Ciudad Vieja. Aquí se encuentra su principal plaza, la famosa Plaza de la Ciudad Vieja, y como en todas las capitales, son las zonas más caras para alojarse.

Yo en este caso recomiendo irse un poquito más lejos, no mucho, al Nové Mesto o Ciudad Nueva. Para que os hagáis una idea, nosotros nos alojamos en este barrio, a tan solo 15 minutos andando de la Estación Central, 5 minutos de la Plaza Wenceslao y a otros 15 de la Plaza de la Ciudad Vieja. Es decir, podíamos movernos donde quisiéramos caminando, ya que las distancias en Praga son muy cortas y no es necesario que os alojéis en pleno meollo.

En cambio, no recomiendo alojaros en los barrios que están al otro lado del río. Son mucho más tranquilos y ya se encuentran más alejados. Sin embargo en el Nové Mesto tendréis todo a mano y os sentiréis muy céntricos.

TRANSPORTE

Nathan rogers jMmv6HhHb0k unsplash

La red de transporte público de Praga (metro, tranvía y autobuses) comparten los mismos billetes. Distinguimos varios tipos:

  1. Billete sencillo: su duración es de 90 minutos desde que lo validamos. Su precio es de 32CZK (1,20€).

  2. Ticket limitado: permite el uso de tranvía y autobús durante 20 minutos sin posibilidad de trasbordo. En el metro durante 30 minutos, permitiendo recorrer 5 estaciones. Su precio es de 24CZK (0,90€).

  3. Billete de equipaje: si se viaja con equipaje debemos sacar un billete adicional. Su precio es de 16CZK (0,60€) por cada maleta.

  4. Abono diario: este billete permite viajar de forma ilimitada durante 24 horas a partir de su validación. Su precio es de 110CZK (4€).

  5. Abono de tres días: igual que el anterior pero con una duración de 72 horas desde su validación. Su precio es de 310CZK (11,20€).

Y lo más importante a tener en cuenta, es que en Praga los billetes sólo se pueden comprar en el metro, en estancos o tiendas de periódicos. El tiempo comienza a contar en el momento de validarlo, lo cual hacemos en las máquinas amarillas que encontraremos en los tranvías y autobuses, o en el metro antes de bajar a las vías.

Conociendo estos datos os cuento nuestra experiencia. Al principio no sabíamos muy bien como serían las distancias y a veces pagar el abono diario compensa. Lo cierto es que en Praga podemos ir a cualquier sitio caminando. Encima los días eran soleados y eso nos favorecía. Si lloviera quizás hubiéramos valorado comprar uno para movernos más cómodos de un punto a otro pero si os coincide buen tiempo lo mejor es que hagáis los recorridos caminando y disfrutéis de la ciudad.

Si que es cierto, que el segundo día, en el barrio de Hradcany, donde se encuentra el Castillo de Praga, nos encontramos muy alejados y muy cansados y decidimos coger un autobús que nos llevara directamente de nuevo a la zona vieja. No sabíamos que había que comprar los billetes de antemano y entramos con el dinero en efectivo para darle al conductor, el cual nos rechazó y nos dijo que pasáramos igualmente. Si hubiera entrado un revisor nos hubiéramos metido en un problema, pero lo cierto es que nos fijamos y la misma gente de allí no validaba sus billetes en el bus. Por si acaso, no probéis y llevar con vosotros un billete sencillo si no aguantáis mucho caminando y queréis hacer la vuelta en transporte público.

¿DÓNDE COMER?

Roman kraft h2Z5jVJHwPI unsplash

Praga tiene una gastronomía muy particular con muchísimos platos típicos basados principalmente en carnes de cerdo. Nosotros decidimos ir a probar algunos. Os nombraré los restaurantes en las siguientes entradas según la zona en la que nos encontramos.

Todos los sitios a los que fuimos los busqué con antelación y estudié un poco las opiniones, y lo cierto es que no me defraudaron, comimos de maravilla y con precios muy baratos. Sin embargo, leí en muchos otros sitios que se dedican a estafar a los turistas. Parece que es un problema bastante común en la capital. Así que antes de entrar leer un momento las opiniones y siempre revisar el ticket y exigirlo ya que he leído que en algunos restaurantes, el camarero te dice la cuenta de palabra, y ahí es donde está el engaño.

De todas formas estar tranquilos, nosotros no hemos tenido problema ninguno en los sitios a los que fuimos, es cuestión simplemente de ver antes donde te metes.

Como os decía, la gastronomía es especial y aquí os dejo algunos de sus platos típicos:

  • Goulash: ternera guisada con especias.
  • Vepro knedlo-zelo: cerdo con pasta y col.
  • Smazeny syr: queso rebozado y frito con un sabor fuerte.
  • Knedliky: bolas de harina hechas de patata y pan rallado que acompañan a los guisos.
  • Knuckle: codillo de cerdo que se puede comer ahumado con unas deliciosas patatas.
  • Schnitzel: escalopa de carne con un toque de limón.
  • Utoponec: salchichas maceradas con diferentes tipos de especias.

Y además están sus cervezas. Si sois cerveceros os encantará probarlas ya que muchos de los restaurantes elaboran las suyas propias.

Y si os coincide viajar en diciembre, tenéis al menos que comer o cenar algún día en un Christmas Market. Es una opción barata y todo está recién hecho. Yo muero por los perritos calientes y a Yago le encanta el Svařák (vino caliente), un clásico de estos mercadillos.

Pero además tenéis muchas más cosas, y muchos dulces, mi favorito es el Trdelník, se trata de unos rollitos rebozados en mezcla de azúcar, canela y de trocitos de almendras o nueces. Y además lo sirven caliente. No había día que no me cogiera varios. En realidad, los conocía de cuando visitamos Budapest, ya que en realidad es un dulce de origen húngaro.

Otras delicias que os podéis encontrar en los Christmas Markets son:

  • Medovina: Es lo que conocemos como el ron miel.
  • Pražská šunka: es jamón de cerdo asado y cocido. Una de las delicias de Praga.
  • Punč: el ponche.
  • Vánoční cukroví: son dulces navideños como castañas asadas, almendras tostadas o galletas de jengibre tradicionales.

PROPINAS

Blake wisz  JJg90OAnWI unsplash

En muchos de los restaurantes la propina viene puesta aparte en el ticket. Suele ser entre un 5% o 10% de la cuenta. Pero lo cierto es que no es obligatoria, aunque en algunos sitios el camarero os puede mirar mal.

En el primer restaurante donde comimos, el cual estaba lleno de españoles, en el momento de traernos la cuenta y pagar con tarjeta, en el ticket nos venía reflejada la propina aparte. Lo cierto es que la chica ni nos la nombró. Sin embargo en otros sitios si nos pedían meterla después, a lo que accedimos finalmente ya que no eran caros.

De todas formas que sepáis que no es obligatorio ni sintáis vergüenza si no la queréis pagar. Y mucho menos si el servicio no os ha gustado.

CORRIENTE Y APARATOS ELECTRÓNICOS

IMG 6547

En la República Checa el voltaje común es de 230 V y la frecuencia es 50 Hz. Los enchufes son de dos clavijas, como las de España. Esto quiere decir que no necesitamos ningún tipo de adaptador y todos nuestros aparatos electrónicos funcionan con normalidad en el país.

De todas formas yo siempre llevo conmigo un adaptador universal que compré en Amazon . Es comodísimo ya que tiene dos entradas USB y puedo cargar varios aparatos a la vez, como los móviles, la batería de la cámara o de la GoPro. Si coincide que el hotel tenga pocos enchufes, lo cual nos ha pasado más de una vez, no tenemos que andar a cargar por turnos o llevar el móvil al baño... Desde que lo tengo no me separo de él.

Y hasta aquí este pequeño post con los principales tips para tener en cuenta antes de viajar a la República Checa. En los siguientes veremos los principales puntos turísticos que visitamos.

Espero que os haya gustado.

Pinterest
{{ message }}

{{ 'Comments are closed.' | trans }}